Esta idea se gesta en esos largos ratos que pasa, consigo mismo, un corredor de fondo durante sus entrenamientos y de los que a menudo nacen/brotan multitud de planes y proyectos. Corredor que, en este caso, es corredora. Cristina Osorio, enferma de esclerosis múltiple desde hace 11 años, circunstancia que no impide que Cristina cuente con un amplio historial deportivo. Primero como competidora de élite en el mundo de las carreras de caballos, disciplina a la que tuvo que renunciar como consecuencia de su enfermedad, para dedicarse posteriormente a la práctica del atletismo como corredora de fondo amateur, logrando, a pesar de las limitaciones que le impone su enfermedad/dolencia, diferentes podios en especialidades tan dispares como las carreras por montaña y las carreras de asfalto, compitiendo con éxito en modalidades que van desde el Km Vertical en montaña a carreras de 10 km en asfalto, entre otras distancias, sin olvidar los emblemáticos 42’195 metros del maratón, convirtiéndose, en 2012, en la primera mujer española enferma de Esclerosis Múltiple en conseguir recorrer la mítica distancia en competición, parando el crono en 3:42, registro que pulverizaría meses después en el maratón de Valencia, consiguiendo una excelente marca de 3:27.

Cristina decidió compartir su esfuerzo y animar a otros a que lo hagan para, además, ayudar a aquellas personas en situaciones vulnerables. Así nace este precioso proyecto de deporte solidario.